Bollos de comino y azúcar moreno.

Tardes de invierno, ideales para experimentar en la cocina…hace poco compré el libro de Iban YARZA y de ahí he sacado la receta. Me llamó la atención que la masa lleva, aparte de los ingredientes habituales (harina, agua, levadura, leche, huevo y mantequilla) una papilla de agua y harina que se prepara en caliente y se añade en frío y a la que llama “tang zhong”. Aquí tenéis el proceso gráfico aunque se me ha olvidado sacar la foto de las bolsa formadas y colocadas en la tartera antes de hornearla.

Ixabel  |  1 Comment  |  in Uncategorized

One Comment

  1. Ixabel 25/01/2014 20:15

    Alguna habéis pedido la receta así que, ahí va.

    Tang zhong: 200 gr agua + 40 gr harina.
    Masa:
    420 gr harina de fuerza
    125 gr sémola fina de trigo duro
    120 gr de leche
    1 huevo
    80 gr mantequilla
    65 gr azúcar moreno húmedo
    10 gr de levadura fresca o 3 gr de la seca
    6 gr de sal
    2 cucharillas de postre de comino
    Huevo, azúcar moreno y un poco de comino para decorar

    Calentar el agua y la harina para preparar el tang zhong a fuego medio
    y removiendo contínuamente hasta que comience a espesar. No debe
    hervir. Reservarlo hasta que se enfríe.
    Masa: mezclar primero los ingredientes secos hasta que tengamos una
    pasta. Homogénea. Incorporar el. Esto de los ingredientes excepto la
    mantequilla. Amasar hasta que la textura vaya afinando. Añadir la
    mantequilla a temperatura ambiente y en dados. Amasar hasta que no se
    vea ningún trozo de mantequilla. Dejar fermentar en un bol,
    despendiendo de la temperatura, entre hora y media y tres horas (hasta
    que doble el volumen).
    Dividir la masa en porciones de 80-90 gr y formar con cada trozo una
    bola. Colocar las bolas en un molde de bizcocho y taparlo con un paño
    para que fermente de nuevo durante otra hora y media más o menos. Al
    crecer se irán uniendo entre ellas. Pintar la masa con huevo batido y
    espolvorear con azúcar moreno. Hornear la masa durante 30 minutos a
    190 grados. Enfriar en la rejilla y a comer.